miércoles, 5 de abril de 2017

La evolución de las Princesas Disney a través de la música

El otro día leí un reportaje en Buzzfeed (podéis leerlo pinchando aquí) en el que ordenaban a las princesas Disney de la menos a la más feminista, esto me llevó a preguntarme ¿no son las princesas una representación de la sociedad en la que fue producida la película? Mientras me hacía esta pregunta estaba escuchando música y pensé: siempre se ha hablado de la evolución de las princesas por lo que enseña la película, pero, ¿no son las canciones precisamente el punto fuerte de las mismas?

Tras hacerme esa pregunta me dispuse a buscar y analizar todas las canciones principales y encontré bastantes cosas sobre el carácter de cada princesa, algo que va más con la época en la que se creó la película que con la época en la que está ambientada la misma.

Blancanieves 

La primera princesa Disney data de los años 30, una época en la que la mujer era considerada como un objeto que sólo sirve para tener hijos y poco más. Esto es lo que refleja la canción: un día mi príncipe vendrá/ y me llevará a su palacio de pasión. Blanca ha tenido que huir de su madrastra pero, en lugar de intentar hacerla frente, espera a que su príncipe venga, la rescate, y se la lleve lejos de allí.

Cenicienta y Aurora





Tanto Cenicienta como Aurora pertenecen a los años 50, una época en las que las mujeres ya podían tener trabajo pero, a la vez, era algo que no estaba muy bien visto. Ambas princesas hablan en sus canciones de soñar, soñar con una vida mejor en la que no tengan que trabajar, soñar con ese amor que las podrá mantener. Sin embargo, cada princesa es diferente: Cenicienta, por un lado dice que, si el amor es el bien deseado/sin duda se puede cumplir mientras que Aurora es más directa con su canción Eres tú el príncipe azul que yo soñé. 

Ariel


En los años 80 la mujer comienza a rebelarse contra el estigma que siempre ha llevado: no son sólo simples "objetos" que sólo sirven para limpiar y tener hijos, sino que son mucho más, por eso Ariel no es la típica princesa que hace caso a su padre por encima de todo, sino al contrario: ella se rebela, quiere salir, explorar el mundo, pero no se conforma con otra parte del mar, no, Ariel quiere salir al exterior, donde sabe que no estará su padre para prohibirla, ella quiere conocer ese lugar que es extraño para ella (con mis preguntas y sus respuestas/ ¿Qué es fuego?/ ¿Qué es quemar?) sin tener prisa por regresar a casa (¿Cuándo me iré?/ Quiero explorar/ sin importar cuando regresar)

Bella, Jasmine, Pocahontas y Mulán
Las cuatro princesas pertenecen a la década de los 90, una época donde la mujer, podía trabajar y hacer lo que quisiera, siempre y cuando acabara casándose para tener hijos. Esto es algo que las une: las cuatro quieren ser libres y ninguna tiene planes de matrimonio a corto plazo. 


El primer ejemplo es Bella, la cual ya de por si es considerada como la rara de la aldea por su afición a la lectura. Cuando Gastón (el hombre más deseado del pueblo) la pide matrimonio ella lo rechaza; Bella quiere vivir aventuras y el matrimonio, aún, no está en sus planes. 



Jasmine es la única princesa Disney que no tiene película propia, sino que es la co-protagonista de una película protagonizada por un hombre, Aladdin. La joven es el claro ejemplo del pensamiento masculino en esta época: ella no quiere casarse con alguien a quien no ama, pero llega Aladdín y mágicamente se enamora de él, en este caso, ella quiere ser libre, pero conoce a un hombre, se enamora y sólo piensa en estar con él. Es el contrapunto del resto de las princesas de esta época. 



Pocahontas es un espíritu libre, sin embargo, al ser la hija del jefe debe casarse con un hombre para poder mantener la estabilidad en la tribu. Ella no sabe qué hacer, quiere ser libre, pero tampoco quiere desobedecer a su padre, algo que se ve en uno de los versos de la canción: He de ignorarlo/por un hombre que me dé seguridad/ a pesar de lo que me diga mi alma.



Mulán es, lo que mi madre llama, "un culo inquieto": la ha tocado vivir en la China Imperial y sabe que tiene que casarse para honrar a su familia, sin embargo no es capaz de comportarse de la forma adecuada para una mujer, la propia canción lo dice: lo sé bien/no seré jamás/una esposa más/una buena hija. Pero además, Mulán es considerada como la primera princesa feminista: no sólo no es capaz de encontrar marido (algo que debía hacer sí o sí) sino que se hace pasar por hombre para meterse en el ejército y ella sola salva un país entero. 

Tiana, Rapunzel, Mérida, Elsa, Anna y Vaiana
Las últimas princesas son ya del año 2009 en adelante. Actualmente la mujer se ha liberado de esas "cadenas" que la sociedad les ha impuesto durante toda su vida (aunque aún hay un camino bastante largo para la igualdad total); por lo que las princesas de ahora ya no buscan el amor, sino la aventura, ser felices. Aunque en algunas aún está presente la historia de amor, esta queda siempre relegada a un segundo plano. 



Tiana es la princesa que más a pasado desapercibida de todas y eso que es pionera en bastantes cosas: en primer lugar es la primera princesa Disney de raza negra, en segundo lugar quiere montar su propio negocio a pesar de vivir en los años 20 (época donde había un racismo brutal), en tercer lugar, la madre no para de insistir en que ella quiere nietos, ¿cuál es la respuesta de Tiana? Que ya llegará a ese punto. Finalmente, escoge sus sueños por encima del amor, incluso cuando ese amor viene de un príncipe. 



Rapunzel lleva toda la vida encerrada en la torre, lo único que quiere hacer es salir, explorar el mundo, la canción habla de ello: lo aburrida que se siente en la torre harta de hacer siempre lo mismo, Rapunzel quiere vivir, quiere ser libre. 



Mérida es la única princesa perteneciente a Disney Pixar y también la única que no tiene una película musical, por lo que la canción está en off. Mérida, al igual que ocurre con Pocahontas, es un espíritu libre y, cuando su madre realiza un torneo para ser ella el premio, la joven participa en el mismo luchando por sí misma. Mérida es fuerte, es independiente y no necesita a un hombre en su vida.



Elsa es considerada un icono feminista: tras estar toda su vida oprimida por unos padres que la ven como un bicho raro y en lugar de ayudarla a controlar sus poderes la ponen unos guantes y la dicen que tiene que aprender ella sola a controlarlos se ve al fin libre para hacer lo que quiera. Y, al igual que ocurre con Mérida, Elsa no necesita un hombre que la salve, ella sola se basta. 



Anna, por otro lado, sí responde a ese arquetipo de Princesa Disney: quiere enamorarse y casarse con alguien a quien acaba de conocer pero, ¿no será porque no le queda más remedio? Anna ha vivido en el castillo toda su vida, sin tener contacto con nadie, recordemos que Elsa estaba encerrada en su habitación intentando controlar sus poderes. Para Anna la única esperanza que le queda para poder hablar con alguien es casándose y que su esposo viva con ella en su castillo. 



Vaiana (o Moana en la versión original) es la última princesa: al igual que ocurre con Pocahontas, la joven tiene un dilema, sin embargo en lugar de casarse o ser libre el dilema que tiene es: "me quedo en la isla aprendiendo a ser una buena líder o cojo mi barco y me voy a explorar el mundo". Vaiana tiene sus inquietudes, es tenaz, es fuerte, es independiente y no sólo eso, es pionera en algo: es la primera princesa en la que no tiene presente el amor (salvo el de su familia) por ningún lado: no la quieren casar, no se enamora de nadie. Por primera vez, una mujer salva el mundo y salva al hombre.


Como conclusión final y viendo todas las canciones juntas tengo que decir que se ha producido una evolución tan grande en las princesas que si cogemos a Blancanieves y a Vaiana vemos que son completamente opuestas ya que entre una y otra hay más de 70 años de diferencia y en todo ese tiempo el papel de la mujer ha variado muchísimo algo que ha sabido representar Disney a través de las princesas y de sus canciones.


Victoria García Magro 








1 comentario:

  1. Victoria estupenda labor de recopilación te encantará la participación de Judit Cuesta el día 8

    ResponderEliminar